Hola, Bienvenid@ a nuestro blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

2 de junio de 2014

Justicia e Interior agradece el trabajo de los Agentes de Medio Ambiente #AAMM #AAFF


Unas semanas más tarde, los Agentes de Medio Ambiente que participaron en la búsqueda del niño desaparecido y tristemente fallecido la pasada semana santa en el Parque Natural de las “Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas”, han recibido nominalmente una carta del Consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía (D. Emilio de Llera Suárez-Bárcena), agradeciéndoles el intenso trabajo y el esfuerzo realizado, resaltando valores como el conocimiento, la experiencia, la responsabilidad y el compromiso de nuestros compañeros. Desde estas líneas, la Asociación de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía (AAMAA) valora muy positivamente y agradece el gesto mostrado por el Consejero de Justicia e Interior. 

A continuación, queremos plasmar textualmente una carta recibida en nuestra Asociación Profesional, redactada por uno de los Agentes de Medio Ambiente de Jaén que participaron en la triste búsqueda de Miguel. Son palabras que nacen del corazón y del sentimiento de uno de los participantes en el triste rescate:



  
 "CRONICA DE UN RESCATE



Para muchos sería uno más, pero para otros se trataba de EL RESCATE.



Todo apuntaba a que después de varios años sufriendo mal tiempo en esta zona montañosa, los afortunados visitantes podrían disfrutar de una Semana Santa maravillosa, pero pronto la situación iba a cambiar.



Pasaban las 17:30 horas del Jueves Santo, cuando en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en el camping del Puente de las Herrerías, comunican la desaparición de un menor de 14 años con síndrome de Down.



Desde el primer momento, Agentes de Medio Ambiente y del Seprona inician la búsqueda en los alrededores de la zona, prolongándose la exploración hasta altas horas de la madrugada. El Viernes Santo con los primeros rayos de luz se reanuda el rastreo, incorporándose al operativo más Agentes de Medio Ambiente y Guardia Civil, Unidades Caninas, GEAS y helicóptero. Además de estos medios oficiales, se unieron grupos de voluntarios que dejaban a un lado el disfrute de sus vacaciones para participar en la búsqueda.



Las horas van pasando y la situación se vuelve más tensa, todos sabemos que cada minuto es perjudicial para el pequeño Miguel.



Pasado ya otro día, el Sábado Santo se unen más medios humanos, varios autobuses de voluntarios llegados de Montilla (Córdoba), pueblo de donde procede el pequeño Miguel, grupos de bomberos de Córdoba, Sevilla, Málaga y Marbella. La noticia va corriendo por todos los medios de información nacionales, pero sin embargo, el resultado sigue siendo el mismo: el niño no aparece.



Es Domingo de Resurrección, y permitidme la expresión, aquí hay más gente que en las procesiones de Sevilla. A todo el dispositivo que ya estaba participando se unen cientos de voluntarios, que de zonas cercanas se han desplazado con sus vehículos particulares hasta este lugar. En el sentir de todos los que allí nos encontramos esta la esperanza de que este tiene que ser el día para localizarlo, sería imposible contar con tantos medios humanos en otro momento. Pero, tampoco sería este día.



Amanece el lunes y a pesar de que los días festivos ya habían pasado, para sorpresa de muchos, la cantidad y calidad humana brilló como en días anteriores. “Hoy lo vamos a encontrar”, fue en televisión donde públicamente la madre de Miguel así lo manifestó. Una muestra más de que el lazo de unión entre una madre y su hijo es único e inexplicable.



Alcanzadas las 17:30 horas de este triste día, cuando en plena búsqueda, los teléfonos móviles empezaban a sonar. Eran numerosos los mensajes que aparecían en la pantalla informando que el pequeño Miguel había sido encontrado sin vida en un paraje escarpado, próximo al lugar donde desapareció. La autopsia desveló que el niño había fallecido como consecuencia de las heridas producidas por una caída.



Era un día fresco, con lluvia intermitente. Era un día triste. Las personas con las que tantas horas habías estado caminando, conversando y buscando, parecían distintas. Habíamos fracasado, era el sentimiento que a la mayoría nos recorría el cuerpo. Eran muchas las preguntas que nos hacíamos y pocas las respuestas que teníamos.



Han pasado ya varias semanas de este suceso y todavía, sigues analizando lo sucedido y pensando que más se podía haber hecho para que todo hubiese acabado de otra forma. La montaña donde se encontró al pequeño se ve diferente.



Sirvan estas letras para hacer un homenaje a Miguel, un niño muy especial, que sin haberlo conocido, formará parte de nuestras vidas y de este maravilloso espacio natural protegido.



Quisiera también, y con el permiso de Miguel, aprovechar estas líneas, para expresar mi sentir personal ante lo que viene siendo algo habitual, pero no por ello menos doloroso.



Ante situaciones tan difíciles como las que hemos tenido que vivir, es cuando de verdad te das cuenta de quién eres y con quién te rodeas, y por ello, quiero manifestar que como Agente de Medio Ambiente, me siento abandonado y despreciado por la administración a la que pertenezco. Desde el primer segundo hasta el último, hemos sido más de 50 Agentes de Medio Ambiente los que hemos participado. Y no porque lo diga yo, sino que han sido el resto de grupos que han participado, Guardia Civil, Bomberos, Policía, voluntarios, etc. los que nos han felicitado, de corazón, por la labor imprescindible que hemos realizado, ya que sin nuestro conocimiento del terreno la búsqueda no podría haber realizado.



Pues a pesar de toda esta labor imprescindible, somos invisibles para los medios de comunicación y, por tanto para la sociedad, y lo somos porque entre otras cosas en mi trabajo no me quieren.



Durante estos días he visto y conocido a muchas personas y colectivos, he podido vivir lo mejor y también lo peor. Tenemos mucho que aprender y mucho por lo que luchar.



Sirvan también estas letras para homenajear a todas las personas de bien, Agentes de Medio Ambiente, Guardias Civiles, Bomberos, Policías y ciudadanos anónimos que demuestran tener una calidad humana extraordinaria. Y sirva también estas letras para expresar mi desprecio a esas personas que vagan por el mundo carroñeando y parasitando en esta sociedad".


Fuente: Elaboración propia

1 comentario:

  1. Enhorabuena compañeros. Descansa en paz Miguel.

    ResponderEliminar