Hola, Bienvenid@ a nuestro blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

30 de junio de 2015

Agentes de Medio Ambiente decomisadan caracolas protegidas #AAMM #AAFF en actuación conjunta con Inspección pesquera y Guardia Civil

Medio Ambiente interviene tres caracolas de una especie protegida en un bar de Málaga. El dueño del negocio asegura que se importaron desde Portugal, donde su captura y venta sí está permitida.
 
La Charonia Lampas, la popular caracola, cuya concha permite escuchar el rumor del mar cuando se pega al oído, es una especie protegida en España, y por tanto su captura y venta está prohibida. Una actuación conjunta de Agentes de Medio Ambiente y de Inspección Pesquera, junto con el Seprona de la Guardia Civil, se saldó el pasado martes con el decomiso de tres ejemplares que estaban dispuestos para su consumo en un bar de la capital. En cambio, el propietario del establecimiento rechaza que estuviera haciendo nada ilegal, puesto que se importaron desde Portugal, donde su venta sí está permitida.

Fuentes de la Delegación de Medio Ambiente de la Junta explicaron que la actuación se planteó tras tener conocimiento de que se estaban vendiendo caracolas de esta especie en mercados y bares. Por ello, se llevó a cabo una campaña de inspección en varios establecimientos, que se saldó con la localización de estas tres unidades, que fueron decomisadas. 

La Charonia está incluida en el catálogo español con régimen de protección especial (Real Decreto 139/2011), y en el andaluz por transposición. Su tamaño medio está entre 20 y 30 centímetros y está catalogada como «especie vulnerable», un grado medio de control, previo al de «peligro de extinción». Por ello, el Seprona ha tramitado la denuncia por la vía penal, y el titular del establecimiento se enfrenta a una multa de 3.000 euros. 

En la costa de Málaga se localizan en tres zonas, sobre todo en ambientes rocosos de Estepona, Mijas y La Araña-Rincón de la Victoria. Aunque es comestible y antiguamente su consumo era habitual, los técnicos advierten de que puede contener una toxina que actúa como un paralizante para el ser humano. 

Desde Medio Ambiente pidieron a los usuarios y comerciantes que se informen adecuadamente antes de comprarlas o cogerlas, ya que se pueden enfrentar a fuertes sanciones. Su control llega hasta el punto de que ni siquiera se pueden exhibir las conchas en lugares públicos.

Versión del empresario

Muy diferente es la versión de Manuel Blanca, propietario del histórico bar El Racimo, en la calle Mármoles, que es donde se produjo la intervención. De entrada, aseguró que el despliegue fue «desproporcionado», con seis vehículos y una veintena de agentes del Seprona y Medio Ambiente. Argumentó que tiene la factura de haberlas comprado en una pescadería del mercado de Bailén, que las vendía tras haberlas importado de Portugal, donde su comercio es legal. Por ello, indicó que ya ha presentado los documentos y va a recurrir la sanción. «Nos han avasallado, nos han hecho un estropicio en un negocio con 80 años de historia», criticó.

Consultados por la cuestión de la procedencia de Portugal, desde Medio Ambiente aclararon que aunque allí sean legales, aquí está prohibida su comercialización.

Fuente: diariosur.es

24 de junio de 2015

Tras investigación de Agentes de Medio Ambiente se piden 7 meses de carcel y 3500 euros por provocar incendio forestal #AAMM #AAFF #IIFF

El acusado de originar un gran incendio se niega a declarar.
 
Fatigado y con dificultades, Emilio M. P. entró a la sala de vistas del Penal 3 y llegó hasta el banquillo. Se sentó con parsimonia, mientras el agente le ajustaba el micrófono. A continuación, su señoría Erika Ávila le leyó sus derechos. Una retahíla a la que este vecino de Jódar, de 84 años, respondió: “No me encuentro en condiciones de declarar. Estoy muy mayor. No estoy bien”. Después, el acusado de originar un gigantesco incendio forestal que arrasó unas 800 hectáreas en las inmediaciones del Parque Natural de Sierra Mágina miró a su abogado y ya no habló más.

Se limitó a escuchar cómo los Agentes de Medio Ambiente ratificaron que el incendio se debió a la falta de mantenimiento de una línea eléctrica que abastecía un olivar de regadío, propiedad de Emilio M. P. y ubicado en el paraje “Las Ventillas de Neira”. El Ministerio Público sostiene que esa infraestructura presentaba deficiencias. En concreto, que tenía unos fusibles que no eran del calibre adecuado para protegerse de cualquier sobrecarga. Aquel 11 de julio de 2009, se produjo “un sobrecalentamiento en la caseta de bombeo”, lo que causó un cortocircuito. Se quemó el material aislante de los cables y se fundió el aluminio, que cayó en el suelo a una temperatura aproximada de 660 grados, según siempre la Fiscalía.

El Ministerio Público sostiene que el acusado no había limpiado la zona de malezas, tal y como exige la normativa. “Un fuego siempre deja marcas. En este caso, se veían los goterones del aluminio en el suelo”, sostuvo uno de los Agentes de Medio Ambiente. “En la caseta de bombeo tendría que haberse construido una plataforma de hormigón”, añadió su compañero, citando la normativa.

Para el fiscal, hay pruebas más que suficientes para condenar a Emilio M. P. como autor de un delito de incendio por imprudencia. Se le piden 7 meses de cárcel y una multa de 3.500 euros. Sin embargo, no es eso lo más llamativo del caso, sino la cuantiosa indemnización que solicita la Fiscalía. De hecho, reclama que el acusado pague más de dos millones de euros a la Junta por los trabajos de reforestación realizados en las zonas arrasadas, en concreto en los montes públicos de Los Pinares y las Altarillas. Para fijar esa cuantía, el Ministerio Público se apoya en un informe encargado por el Juzgado instructor. La defensa de Emilio M. P. presentó un “contrainforme” que rebajó considerablemente la compensación.

Será su señoría Erika Ávila la que tendrá que dictaminar si procede el pago de una compensación, cuál es su cuantía y si debe pagarla el procesado, que carecía de seguro de responsabilidad civil. El caso quedó visto para sentencia.

Fuente: diariojaen.es

22 de junio de 2015

Agentes de Medio Ambiente colaboran con el GREFA en la localización de milano real envenenado #AAMM #AAFF

La suerte no ha sonreido a Becerril. El dramático final de este milano real ha venido a confirmar, por si quedaba alguna duda, que los cebos envenenados siguen machacando a una de nuestras aves rapaces catalogadas en España como "En peligro de extinción".

Por nuestro trabajo desde hace más de diez años con la población reproductora de esta especie amenazada estamos especialmente sensibilizados con su más que preocupante situación actual. Desde 2011 hemos liberado diez milanos reales marcados con emisores GPS. Uno de ellos era Becerril, nacido el año pasado en su hábitat natural de la Comunidad de Madrid.

Los fatídicos hechos son los siguientes: tras aparecer su cadáver el pasado 25 de marzo, con anilla de identificación UHR, en un coto de caza del término municipal de Córdoba, el Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía informa de que este ejemplar murió envenenado con Aldicarb, en base a los resultados de la necropsia y al estudio toxicológico. El aldibarb es una sustancia de gran potencial tóxico, del grupo de los carbamatos y de uso prohibido en la Unión Europea desde 2013. Utilizado como producto fitosanitario cuando estaba autorizado, es uno de los tóxicos habituales utilizados por los envenenadores de fauna silvestre.

Además de confirmar el grave impacto que los venenos tienen sobre el milano real, especie cuyo futuro como reproductor está claramente hipotecado por este problema, este caso pone también de manifiesto la importancia del seguimiento que realizamos de la fauna silvestre. El GPS que portaba Becerril permitió a los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, con nuestra colaboración, localizar el cadáver, tras una llamada telefónica por nuestra parte informándoles de nuestros temores sobre este ejemplar, cuyo emisor llevaba emitiendo cinco días seguidos desde la misma ubicación, algo más que sospechoso.

Fuente: grefa.org

19 de junio de 2015

Agentes de Medio Ambiente y la conservación del aguilucho cenizo #AAMM #AAFF

Localizados este año más de 100 nidos del aguilucho cenizo en la provincia.
 
El Programa de Conservación del Aguilucho Cenizo de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha permitido localizar este año en la provincia de Jaén entre 100 y 110 nidos de esta especie, catalogada como 'vulnerable'.

Esta cifra es inferior respecto a la registrada en ejercicios anteriores, consecuencia probablemente de un invierno seco, si bien Jaén sigue siendo una de las provincias con mayor número de nidos y de individuos, según ha precisado este martes el delegado territorial de Agricultura y Medio Ambiente, Sebastián Quirós, durante el balance que ha realizado de este plan.

Del total de nidos localizados, han sido marcados 25 (en localidades como Linares, Úbeda, Torredonjimeno o Begíjar), intervenidos doce (Linares, Úbeda, Begíjar o Baeza) y rescatados 33 (Torreblascopedro, Begíjar, Martos o Linares). Actualmente, en el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) Quiebrajano hay ingresados 144 huevos --sólo 15 han sido estériles, mientras queda por eclosionar una treintena--.

Han nacido 85 pollos, doce han causado baja, otros tantos han sido enviados al CREA de Sevilla para la técnica de crianza campestre o 'hacking' (liberación de pollos cuando comen solos para que se produzca una integración lo más natural en ambientes agrícolas), mientras que 61 se mantienen en el CREA jiennense para su inminente suelta en la provincia.

Quirós ha explicado que el aguilucho cenizo visita la Península Ibérica a principios del mes de marzo en busca de lugares idóneos para su reproducción, seleccionando principalmente los cultivos de cereal. Precisamente, la selección de este hábitat es la causa de la elevada mortalidad por acción indirecta del ser humano, debido a que la recogida mecanizada del cereal se hace cada vez más temprana y de forma rápida, coincidiendo con el periodo reproductivo de la especie.

"El descenso observado a nivel regional en la últimas décadas, llevó a la Consejería de Medio Ambiente a elaborar en la primavera de 2004 un programa destinado a garantizar la conservación del aguilucho cenizo en la Comunidad", ha resaltado el delegado, que ha afirmado que en la provincia jiennense destaca la presencia de ejemplares en las comarcas de La Loma, Campiña de Jaén y Campiña Sur.

En años de escasa pluviometría como éste, la depredación es muy alta, lo que unido a la recogida de cereales en verde, hace que la cosecha se adelante y la mortalidad por atropello y/o por destrucción del hábitat de nidificación sea muy elevada, lo que requiere de un incremento de la actividad protectora.

"Para disminuir el impacto de estas prácticas, se procede a la recogida de huevos y pollos pequeños, antes de la recogida del cereal o del heno, se incuban los huevos y se crían los pollos en el CREA y se procede a la suelta de ejemplares con la técnica del hacking", ha explicado Quirós.

PROTOCOLO

Actualmente, en Andalucía existe un protocolo de seguimiento y protección del aguilucho cenizo, firmado por la Dirección General de Gestión del Medio Natural. De manera general, desde el 15 de marzo se delimitan las posibles zonas potenciales de establecimiento de esta especie, realizada por parte de los Agentes de Medio Ambiente, personal de la Agencia de Medio Ambiente y el Agua, y la asociación Siece, autorizada como colaboradora con la Consejería en el Programa de Conservación del Aguilucho Cenizo.

Tan pronto se localizan las parcelas con nidos, los Agentes de Medio Ambiente contactan con los propietarios para informarles de la existencia de un nido de una especie vulnerable en su cultivo y solicitar su colaboración. En estos casos, la medida más conveniente es el retraso de la cosecha, que garantiza el éxito reproductor y, por tanto, la pervivencia de la especie.

Con objeto de favorecer el retraso de la cosecha, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural establece subvenciones para sistemas agrarios de especial interés para las poblaciones de aves esteparias.

En el caso de hacerse imprescindible por la inminencia del inicio de la cosecha del cereal, se procede al marcaje del nido y toma de datos, que facilitará la toma de decisiones respecto a la existencia de huevos o pollos y edad de los mismos. Según estas variables, se procede a dejar rodales de 400 metros cuadrados sin cosechar, elevar la altura de corte, cercado del nido, retirada temporal de la nidada, traslado de la misma a otros cultivos o a la linde (nidos intervenidos) y, por último, rescate y traslado al CREA (nidos rescatados).

COLABORACIÓN

El Programa de Conservación del Aguilucho Cenizo ha contado siempre con la colaboración y ayuda de muchos agricultores que, a pesar del riesgo que supone para ellos el retraso de las cosechas, colaboran con el desarrollo de esta especie en la provincia jiennense.

Además, se solicita la colaboración de la ciudadanía en cuanto a la localización de posibles nidos. Ante la presencia de alguna nidada, nunca se debe entrar en el cereal, pues se facilita el acceso de animales predadores, y se ha de comunicar al Agente de Medio Ambiente de la zona.

El aguilucho cenizo (circus pygargus) es el menor de los aguiluchos ibéricos. Es una rapaz típica de los medios agrícolas en Europa occidental y, generalmente, nidifica en cultivos cerealistas, aunque algunas poblaciones ocupan pastizales.

 

16 de junio de 2015

Medio Ambiente pone en marcha una unidad vertical de Agentes #AAMM #AAFF especializados en conservación del medio natural

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía ha puesto en marcha una unidad vertical de Agentes de Medio Ambiente especializados en la realización de trabajos relacionados con la protección ambiental y la conservación del medio natural en entornos de difícil acceso.

Este grupo forma parte de los cerca de 900 efectivos que existen en Andalucía y que se encargan de preservar el medio ambiente, así como de atender e informar a los ciudadanos en asuntos relacionados con esta materia, ha indicado el Gobierno andaluz.  

En la actualidad, este equipo, que opera en todo el territorio andaluz, está integrado por personal del Espacio Natural de Sierra Nevada y de las delegaciones territoriales de Granada y Málaga. 

Entre los trabajos que desarrolla esta unidad vertical, destacan los relacionados con la recogida de restos o ejemplares de fauna o flora rupícola, vigilancia e inspección de cuevas con poblaciones de murciélagos, toma de muestras, seguimiento de la nidificación, construcción o restauración de nidos en mal estado, anillamiento de pollos o con la realización de censos de flora amenazada y recogida de semillas. 

A ello hay que sumar otras actuaciones como el control de actividades lúdico deportivas, tales como el barranquismo, de las que pudieran derivarse incidencias ambientales, así como la vigilancia del patrimonio arqueológico y paleontológico en lugares de difícil acceso. 

Los Agentes de Medio Ambiente, que en el ejercicio de sus funciones tienen la consideración de agentes de la autoridad, se encargan de proteger y vigilar los montes y demás bienes forestales, espacios naturales, vías pecuarias, zonas de servidumbre del dominio público marítimo-terrestre y zonas de interés para la flora y la fauna, así como realizar todas las actividades necesarias para la prevención y extinción de incendios forestales. 

También se ocupan de asesorar y controlar los aprovechamientos forestales, cinegéticos y piscícolas, además de supervisar los trabajos de la administración y los propietarios de montes, y de atender e informar a los ciudadanos de todos los asuntos relacionados con el medio ambiente. 

MÁS 740.000 Actuaciones en 2014 

El pasado año estos funcionarios de la Junta realizaron un total de 742.719 acciones relacionadas con el control, vigilancia y protección del entorno natural andaluz, lo que supone una media de 61.893 actuaciones al mes. 

El mayor porcentaje de las mismas se centraron en labores de vigilancia, custodia y seguimiento sobre el medio natural, con 441.943, representando el 59,50 por ciento del total; seguidas de las de información y atención al ciudadano, alcanzando el 16,61 por ciento del total, con 123.380; y la realización de informes (7,82 por ciento) con 58.103 acciones. 

Otros trabajos realizados corresponden a asesoramiento técnico, control de condicionados, levantamiento de actas de inspección y denuncias, entre otros. 

Por tareas competenciales, una gran parte de las actividades realizadas por este colectivo se centró en la gestión y desarrollo forestal (39,75 por ciento). Le siguen las de prevención y lucha contra incendios forestales con un 18,97 por ciento, y la gestión cinegética con un 10,56 por ciento.

Fuente: 20minutos.es