Hola, Bienvenid@ a nuestro blog!

Puedes seguirnos en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Recibe en tu correo las últimas noticias del blog. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.

23 de septiembre de 2016

Agentes de Medio Ambiente levantan el cadáver de "Huéscar", quebrantahuesos muerto por veneno

Un macho adulto de quebrantahuesos, de seis años de edad, ha sido localizado muerto en el municipio granadino de Huéscar, en el Parque Natural Sierra de Castril, como consecuencia de la ingesta de un cebo envenenado, tal y como ha determinado la necropsia y análisis realizados por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Según ha informado este departamento, el agente causante de la muerte del animal ha sido el carbofurano --dispuesto en un cebo que también se ha encontrado en el ave--, un insecticida muy tóxico que se utilizaba en cultivos de campo. En la actualidad se encuentra prohibido, por lo que tanto su uso como su tenencia puede considerarse como ilegal.

El cadáver de este ejemplar de quebrantahuesos fue levantado por los agentes de Medio Ambiente, según los protocolos establecidos para estos casos en la finca 'La Tovilla' de Huéscar, tras avisar el encargado de la propiedad.

En estos momentos, la Junta de Andalucía ha dispuesto un amplio dispositivo que está peinando toda la zona, en el que colaboran brigadas especializadas de la estrategia de lucha contra el veneno (BIVE), compuesta igualmente por Agentes de Medio Ambiente con la patrulla canina y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil para determinar el posible responsable de su muerte.

Además, la Consejería ha abierto un proceso para intentar poner en manos de la justicia al culpable y adoptar todas las medidas cautelares procedentes.

El animal, de nombre Huéscar, se había convertido en un firme candidato para conformar la tercera pareja territorial de Andalucía bien con Viola o con Encina, ambas nacidas en el año 2012. Ya en la pasada temporada de cría se le pudo observar copulando con Viola, aunque no se apreciaron indicios claros de formación de pareja territorial.

Húescar había sido liberado en la cueva de crianza campestre el 30 de junio de 2010 en el Parque Natural Sierra de Castril, en el marco del proyecto de reintroducción de la especie en Andalucía.

DELITO PENADO CON CÁRCEL

La Ley de Flora y Fauna Silvestre de Andalucía permite en estos casos la suspensión cautelar de los aprovechamientos cinegéticos y en su momento los ganaderos, que también pueden conllevar la retirada de las ayudas europeas por estar realizándose un aprovechamiento insostenible en el medio natural. Además, la colocación de cebos envenenados se encuentra tipificado en el Código Penal como un delito que puede llevar al responsable de estos hechos a cumplir hasta dos años de cárcel.

Este año se ha producido también la muerte por envenenamiento de una hembra de cuatro años de edad, Zafra, que junto a Huéscar eran los ejemplares con más posibilidades de formar una pareja reproductora.

Además, el pasado 16 de septiembre se localizó también el cadáver esquelitizado de otro quebrantahuesos, una hembra nacida en el año 2014 de nombre Bujaraiza y que dio su última ubicación a través de su emisor el pasado de abril, coincidiendo con el episodio de envenenamiento de Zafra en el Parque Natural Sierra de Mágina.


Fuente: http://www.europapress.es

Fuente: http://www.lainformacion.com

Fuente: http://www.lavanguardia.com

13 de septiembre de 2016

Agentes de Medio Ambiente decomisan un ejemplar de gineta disecada en Antequera


Agentes de Medio Ambiente de la Delegación Territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Málaga han decomisado un ejemplar de gineta naturalizada (disecada) en un establecimiento del municipio de Antequera.

La actuación ha sido acometida en virtud de la Ley de Flora y Fauna Silvestres de Andalucía, que establece que está prohibida la tenencia de animales silvestres cuya procedencia esté sin acreditar.

Los Agentes de Medio Ambiente, tras personarse en el establecimiento, procedieron a retirar el ejemplar protegido y a levantar la consiguiente acta de infracción administrativa por la posesión de la misma.

La tenencia de animales silvestres sin acreditar su procedencia está considerada por la Ley de Flora y Fauna Silvestre como una infracción grave y la citada normativa contempla sanciones que oscilan entre los 600 y los 60.000 euros.



11 de septiembre de 2016

Agentes de Medio Ambiente velan por las normas en los Espacios Naturales. ¡Respétalas!

Más de 700 multas en el Parque Natural, la mayoría por aparcar o acampar de forma indebida. El grueso de sanciones interpuestas por agentes de Medio Ambiente ha ido a parar a usuarios que estacionaron fuera de zonas habilitadas.

La Junta de Andalucía, a través de los Agentes de Medio Ambiente, ha sancionado a 711 personas dentro del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar desde el pasado 1 de enero. Los datos facilitados por el Gobierno andaluz a IDEAL ponen de manifiesto que la mayoría de estas multas, un total de 414 (58,22%), han ido a parar a conductores que han estacionado sus vehículos en lugares no permitidos dentro del espacio natural.

Los Agentes de Medio Ambiente también han interpuesto 231 denuncias (32,48 %) denuncias a caravanas y otros vehículos habilitados como vivienda que pasaron la noche en zonas no permitidas. Las acampadas ilegales sobre terrenos forestales o en dominio público marítimo terrestre supusieron 38 denuncias (5,34%) y 28 (3,9%) corresponden a denuncias vinculadas a la Gestión del Medio Natural (caza, pesca submarina, obras...).

Según especifican fuentes del Gobierno andaluz, los Agentes de Medio Ambiente, en ocasiones acompañados por la Guardia Civil, informaron a los caravanistas sobre la normativa de estacionamiento y la prohibición de pernoctación, de manera que en las ocasiones en las que se ha hecho caso omiso a las advertencias, se ha procedido a la denuncia.

Estas denuncias se hacen de conformidad al artículo 26 de la Ley 2/89, de 18 de julio, por la que se aprueba el inventario de espacios naturales protegidos de Andalucía y se establecen medidas adicionales para su protección, una norma que regula la acampada, el estacionamiento o la circulación con vehículos a motor por el interior de espacios naturales protegidos fuera de los lugares habilitados expresamente para ello.

Policía Local.
 
Según ha podido saber este periódico, las multas no sólo han sido ejecutadas por Agentes de Medio Ambiente. Tal y como detalló ayer el concejal de Turismo, Patrimonio Cultural y Playas del Ayuntamiento de Níjar, Alexis Pineda, los agentes de la Policía Local del municipio nijareño también han sancionado a «decenas» de vehículos por estacional mal en las playas no urbanas del término municipal.

Las sanciones han sido especialmente considerables en la Cala del Plomo, cuyos accesos estaban debidamente señalizados, con zonas de prohibición de estacionamiento, con el objetivo de mantener un orden en la entrada y salida de vehículos.

Fuente: ideal.es

Los culpables de los Incendios Forestales: Servicio "a la Carta"...

Apoyo total de la Asociación Profesional de Agentes de Medio Ambiente a las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BIIF).

Los hechos ocurrieron el 9 de abril de 2011 en un paraje del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén). Se declaró un incendio que afectó a terreno forestal y, siguiendo el protocolo habitual, la Brigada de Investigación de Incendios (BIIF), formada por Agentes de Medio Ambiente, funcionarios públicos con el carácter de Agentes de la autoridad, así como Policía Judicial, investiga los hechos para determinar las causas del mismo.

Tras la determinación de la causa del siniestro, cuatro personas fueron imputadas por delito de incendio forestal (negligencia al no contemplar las medidas de prevención adecuadas para evitar incendios en los trabajos forestales): 3 trabajadores de una empresa privada y un funcionario de la Administración que ejercía como director de obra de la misma. Los trabajos eran realizados por la propia Junta de Andalucía en monte público de su propiedad.

Ahora, celebrado el juicio en 2016, las cuatro personas imputadas han sido absueltas, basándose en dos informes realizados varios años después de ocurrido el incendio, que contradicen las investigaciones e informes periciales de la BIIF.

Para "desmontar" el informe de estos profesionales, por un lado, la parte imputada encarga dos años después del incendio la redacción de un informe externo a un conocido profesor de la Universidad de Córdoba, que contradice los resultados de las investigaciones realizadas por la BIIF de Jaén en los momentos inmediatamente posteriores al siniestro. Técnico que, recordemos, ha estado ocupando puestos de libre designación de alto nivel en la Consejería de Medio Ambiente.

Ante la disparidad de opiniones de los dos informes, posteriormente la Consejería aporta un tercer informe de investigación de las causas del incendio llevado a cabo por el Director del Centro Operativo Provincial (COP) de Jaén, en el que concluye que el origen del incendio no es el indicado por la BIIF, sino otro lugar distinto. No hay que pasar por alto que esta persona no nos consta que tenga formación en investigación de incendios forestales y ostenta un puesto otorgado a dedo por la Consejería como Director del COP.

Independientemente del resultado de la sentencia judicial, que respetamos, la pregunta que nos hacemos  desde la Asociación de Agentes es sencilla ¿cuántos incendios ha investigado el Director del COP, el profesor de la Universidad de Córdoba, y cuantos la BIIF? Para esta asociación, más allá del corporativismo, la experiencia demostrada día a día por los Agentes de las BIIF de toda Andalucía y, concretamente, de la de Jaén, está fuera de toda duda y consideramos que en ningún caso es comparable ni puede tener menor validez que informes realizados por personas sin experiencia en la investigación y, lo más grave, habiéndose llevado a cabo dos años después del incendio.

También nos preguntamos por qué la propia Junta de Andalucía pone en duda la veracidad de su brigada de investigación encargando contrainformes, dejando en entredicho y desacreditando el trabajo de estos profesionales cuando les interesa. ¿Porqué no defendió la Consejería en el juicio el informe realizado por sus Agentes de la BIIF? ¿Porqué los informes de la BIIF son perfectamente válidos para el común de la ciudadanía, pero no para los responsables de trabajos gestionados por la propia Consejería de Medio Ambiente? La normativa es y debe ser igual para todos, y se debe emplear la misma "vara de medir", no usar distintos raseros en función de la conveniencia o no de ciertos intereses. Las consecuencias de un incendio pueden ser muy graves independientemente de quien sea el responsable, eso lo sabemos muy bien los Agentes de Medio Ambiente y todos los medios que participan en la extinción cada día. Las pérdidas en el monte, e incluso las vidas que se llevan por delante a veces los incendios durante la extinción son algo muy serio (hace escasos días conocimos un nuevo caso de muerte de un Agente Forestal en el incendio de Jedey en La Palma, que se suma a la de otros tantos bomberos forestales, técnicos, pilotos, etc.).

Por otra parte, nos resultan llamativas (por absurdas) las declaraciones durante el juicio, que achacan a la BIIF que "trabajó en caliente y sobre el terreno", algo que evidentemente es lo correcto y deseable en cualquier investigación de carácter policial: actuar lo antes posible ante la posibilidad de pérdida o deterioro de los indicios o evidencias. La actuación rápida de la BIIF permitió determinar in situ, cual fue el origen del fuego. A nadie se le pasa por la cabeza que para la investigación de un homicidio o una violación, la policía llegue al lugar de los hechos dos años más tarde a buscar indicios del delito. Desde luego, no es lo deseable.

Desde la Asociación Profesional de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía-AAMAA, denunciamos este ataque e intento de desprestigio, consentido y fomentado por la propia Junta de Andalucía, a los profesionales que forman las brigadas de investigación de incendios forestales (BIIF) y con ellos a todo el colectivo, y apoyamos al 100% su labor y profesionalidad demostrada a lo largo de muchos años con un intenso y reconocido trabajo en todos los ámbitos judiciales, con amplios elogios a su trayectoria y trabajo realizado en la investigación de incendios forestales.

Como asociación profesional y como compañeros, mostramos nuestro respeto y apoyo a todos los trabajadores que se arriesgan cada día en la prevención, extinción e investigación de los incendios forestales en Andalucía y en todo el territorio. Flaco favor se les hace y qué poco se valora su trabajo si los informes periciales de los investigadores de estos delitos, los elegimos "a la carta". Respetamos la presunción de inocencia, por supuesto, pero respeten también el trabajo honesto de las BIIF en Andalucía.

Fuente: Elaboración propia.

9 de septiembre de 2016

Agentes de Medio Ambiente decomisan aparejos de pesca prohibidos en la reserva marina de "Punta Polacra"

Agentes de Medio Ambiente decomisan aparejos de pesca prohibidos en la reserva marina de "Punta Polacra"
Han retirado un palangre de 1.500 metros de cordel con 250 anzuelos y han liberado a los peces atrapados que aún seguían vivos.

Agentes de Medio Ambiente de la Junta han decomisado un palangre instalado en la reserva marina ‘Punta Polacra’ del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, una zona en la que está prohibida la pesca. El aparejo constaba de 1.500 metros de cordel y disponía de 250 anzuelos de los que se han liberado varios ejemplares vivos de morena (Muraena helena) y de chicharra de mar (Dactylopterus volitans) y un dentón (Dentex dentex), de cinco kilos, que debido a su mal estado fue trasladado a un punto de retirada de residuos orgánicos en el puerto de Carboneras.

La actuación se ha desarrollado con el apoyo de la embarcación ‘Isla Tarifa’, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que localizó dentro del área de reserva marina de ‘Punta Polacra’ una garrafa de plástico flotando que actuaba como boya de un palangre que fue retirado y posteriormente decomisado por los Agentes de Medio Ambiente. El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar establecen que en las aguas interiores de este espacio protegido sólo pueden realizarse actividades pesqueras de carácter artesanal y pesca de recreo en zonas situadas fuera de las seis áreas de reserva marina. La normativa prohíbe en toda la franja marina del Parque Natural la pesca submarina, la pesca con artes de arrastre, de cerco y con enmallados fijos o de deriva que no se ajusten a la legislación pesquera vigente.

El palangre es un aparejo de pesca artesanal, compuesto por un cordel largo y grueso (línea madre) del que penden a trechos otras cuerdas más finas (reinales) con anzuelos en sus extremos. Se usa, sobre todo, para la captura de pargos, chernas, brótolas, gallinetas y morenas. Es un arte de pesca muy selectivo ya que las capturas dependen del cebo y del tipo y el tamaño de los anzuelos empleados.

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Antonio Martínez, ha destacado la función de la pesca artesanal legal en la conservación de los fondos marinos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, ‘una modalidad de pesca respetuosa que constituye una de las señas de identidad del patrimonio cultural y etnográfico de este espacio natural’. Unas treinta embarcaciones, repartidas por los núcleos de Cabo de Gata, La Isleta, San José, Las Negras y Carboneras, componen la flota artesanal del Parque.

Vigilancia costera.
 
Las labores de control y vigilancia que realizan los Agentes de Medio Ambiente con apoyo de la embarcación ‘Isla Tarifa’ se refuerzan con un sistema de videovigilancia en la zona costera y marítima del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Este sistema permite conocer en tiempo real las actividades que se desarrollan en el litoral. Cuenta con una cámara, implantada en un dispositivo remolcable y operada de forma remota, que capta imágenes que son transmitidas a la estación de control donde un operador evalúa el tipo de respuesta necesaria en cada caso.

Además de las labores de control y prevención del furtivismo que llevan a cabo los Agentes de Medio Ambiente, la Junta realiza de forma periódica inspecciones en mercados, comercios, bares y restaurantes dedicados a la venta de productos pesqueros con la finalidad de detectar la tenencia de pescado capturado y adquirido por cauces ilegales y que, por tanto, no ha pasado por los debidos controles sanitarios.